26 enero 2013

Seguir adelante

El coraje no entiende de dineros. El miedo no entiende de política. Las lagrimas no entienden de negocios.

Qué grandes son todos aquellos que luchan, que lloran, que caen, que se levantan, que aprietan los dientes porque sólo tienen un objetivo: vivir, seguir adelante, siempre adelante, pese a todo.

Desde eternas noches en hospitales, desde detrás de largas horas cargadas de pánico, miedo, anhelo, desde detrás de la ansiedad del que ve el sufrimiento de un ser querido sin poder hacer nada por evitarlo, mi infinito agradecimiento a aquellos PROFESIONALES que despliegan todo su buen hacer, su paciencia, su sonrisa y su amables palabras a los que sufren. Ni ellos mismos son conscientes del bien que hacen.

Y desde la más profunda indignación, rabia, y frustración, mi infinito DESPRECIO para todos aquellos arrogantes y sinvergüenzas que miran a la sanidad pública como un negocio de primera necesidad, y a los pacientes, como meros conceptos de gasto. Recordad: algún día el tiempo pondrá las cosas en su sitio.



(Tal vez os interese este artículo, sorprendente, como tantas otras cosas que vamos averiguando)

(Gracias a José Luis por el vídeo y a Carlos por el artículo. Seguid así. Es la única forma: despertar la conciencia social. Eso no nos lo pueden quitar. Es nuestra prerrogativa)

No hay comentarios: