07 diciembre 2012

Declaro oficialmente inaugurada la Navidad!!

Lo discutía encarecidamente con una compañera de trabajo (no es que me guste discutir, qué va, pero es que es muy guapa...). Luego, alguien se ha encargado de recordármelo esta tarde.
Todos dicen que no es Navidad todavía, que si faltan unos días, que comienza con el anuncio de los turrones El Almendro, que si el día del sorteo de la Lotería...

Yo soy de la opinión de que la Navidad comienza cuando una empieza a "olerla", cuando comienzas a sentirla en los anuncios, en las luces, en las tiendas. Cuando las calles se animan, se llenan de gente, los críos corren a ver regalos, las mamás corren detrás de los críos para que no se empotren contra los escaparates y los papás corren detrás de las mamás, con intención de "empotrarlas", pero de otra manera, que el frío estimula la... bueno, que hace frío.

A mí me encanta la Navidad. Entiendo a aquellas personas que no les gusta, les pone nostálgicos o les deprime, pero a mí me gusta. Me gusta el ambiente que se respira en las calles. Me gusta la alegría, fingida o no, que se transmite en los medios de comunicación. Me gusta la corriente de empatía que surge en todo el mundo por estas fechas. Hay que darle una oportunidad a la alegría y, aunque sólo sea por unos días, es bonito ver cómo las ciudades se visten con sus mejores galas para recibir a Santa Claus, a Jesús, a los Reyes Magos, a los duendes navideños o a la madre que parió a quien sea... El caso es que haya Navidad.

Y como este año, gracias a nuestros patéticos gobernantes, la Navidad no va a ser una fiesta para muchos, no encuentro ese ambiente en las calles, ni en las noticias, ni en los periódicos. Faltan ganas, falta humor.

Pero hay pistas de que ya ha empezado: el maravilloso anuncio de la Lotería, la impresionante puesta en escena del alumbrado en la ciudad de Nueva York, donde han engalanado al Empire State con un conjunto de luces que brillan al ritmo de Alicia Keys, el siempre esperado, y nunca bien ponderado, desfile de Victoria's Secret, que este año ha estado un poco descafeinado (estos ángeles cada día están más delgaduchos. Lo comentaba hace unos días: ha tenido que salir Rihanna a escena para ponerle un poco de emoción a la noche).
El resto de los indicios os los inventáis vosotros, coño, que hace falta un poco de alegría y buen ánimo en los tiempos que corren.

Por eso, porque hace más falta que nunca, por la presente, declaro oficialmente inaugurada la Navidad.

(Ahora poned vosotros la canción navideña que más os guste, insensatos)

No hay comentarios: