19 mayo 2012

De mañanas de sábados nubladas, tontos, soluciones y una toma de agua rota...

Hoy ha sido una mañana curiosa. Mañana de sábado. Mañana de compras. Y mañanada nublada y con aire desagradable. Ya decía mi abuela que "A tiempo revuelto... tonto a diestro y siniestro" y, aunque la autenticidad de ese refrán está por confirmar, llevaba, como todas las abuelas, que para eso lo son, más razón que un santo.

Y es que el primer tonto he sido yo, que no he sabido en toda la mañana si iba, venía, o me mantenía. Lo que sí ha sido extraño es que me encontrara con quien me encontrara, la conversacion ha derivado en todas las ocasiones hacia lo mal que va el país. Se vé que el tiempo acompañaba. Y estábamos todos revueltos.

Más bien podría decir que estamos todos hartos. Hartos de tanta injusticia. Cansados ya de ver cómo una panda de inútiles arrogantes nos llevan de camino al colapso. Pero me voy a "refrenar", que también estamos un poquito cansados de arreglar las cosas en la cafetería, el supermercado o en la parada del autobús.

Alguien me preguntó esta mañana si yo tenía soluciones y sí, modestamente creo que tengo la solución a todos los problemas que acucian a España, a saber:

1.- Un mucho de vergüenza, decencia y responsabilidad, acompañadas de una buena dosis de Sentido Común. La vergüenza, la decencia y la responsabilidad para nuestros políticos, que falta les hace. Y el sentido común para nosotros, el pueblo llano y vil, para no dejarnos llevar por el miedo, para no permitir que ese estado de ánimo nos haga tragar con carros y carretas, en pro del bien público, según algunos.

2.- Un bisturí de precisión. Directamente relacionado con el sentido común. Se necesita recortar gastos, sí, pero con un bisturí de precisión, no con una guadaña. Aquí, sí. Ahí, no. Ya me entendéis...

3.- Un 60% menos de políticos, cargos directivos, asesores y buitres carroñeros varios. Cuando queden pocos se verán obligados a asumir las responsabilidades de sus acciones, sin que se diluyan en esa maraña de cargos, carguillos y carguetes que ellos mismos han creado como sistema de defensa. Eso por no hablar de que, seguramente, sin tantos sueldos que pagar, que salen del trabajo de todos los españolitos de a pie, la cosa económica nos iría mucho mejor. Mi abuela decía también que muchas manos en la cocina acaban por joder la sopa.

4.- Y una bacinilla en la cabeza. Un punto quijotesto. Porque antes que europeos, somos españoles, y  los intereses de este país deben prevalecer sobre los de una Europa que no mira mucho por nosotros. Primero nosotros. Luego, nosotros también, qué coño!!

Y un poquito de implicación por parte de los ciudadanos. Que parece que la cosa no va con nosotros. Que hay que aprender a implicarse, a decir que no, a decir que esto o aquello está bien o es injusto, porque si no lo hacemos, no tenemos derecho a quejarnos de los que se nos viene encima.

Aunque sean cosas muy simples, como una toma de agua que lleva estropeada y perdiendo en mi barrio desde hace más de 20 días, y nadie viene a arreglar. Total, para qué. Ya nos la cobran, ¿verdad?
Voy a poner mi granito de arena y les voy a enviar el aviso a Cáceres Ahorra Agua. Una iniciativa que tiene una Web que no existe (www.caceresahorraagua.com), un Twitter que "canturrea" poco y una página en Facebook que no es más que autobombo y complacencia. A ver si es verdad que, detrás de tanta publicidad, somos capaces de "arremangarnos" y trabajar un poco...

Ya os contaré..

(Actualización: La web sí existe. Es una errata del periódico. Está aquí)

No hay comentarios: