06 marzo 2012

En la carnicería...

Un niño de unos 3 ó 4 años mirando por el cristal que da a la calle. De pronto levanta la mano y señala fuera:

- Gato!!

El carnicero, un chaval joven:

- Sí un gato. Muy bonito el gato.

El niño:

- Siiiiiiiii. Gatoooo!!!! Bonito!!!

El niño se da la vuelta y se queda mirando el mostrador de la carnicería. Al poco, se fija en medio cochinillo, que se encuentra a la espera de que alguien lo compre:

- ¿Y esto qué es?

Cabrón del carnicero:

- ¿Esoooo? Eso es un gato. Era un amigo del que está fuera.

El niño con cara de horror:

- ¿Gato?. Gato nooooo!!

Cabronazo del carnicero:

- Sí. Gato sí!!. Y ¿sabes por qué está ahí, así? Por sacar malas notas!!

Está claro que hay carniceros que no saben lo caros que son los psicólogos infantiles…

No hay comentarios: