06 octubre 2011

Steve Jobs

Un genio, un innovador, un histriónico, un déspota, un visionario. De él se han dicho muchas cosas y, ahora que se ha ido, oiremos multitud de historias más.

Sus creaciones, sus inventos, su forma de vida, sus arriesgadas apuestas tecnológicas han ilusionado, sorprendido, y enfrentado a mucha gente. Jobs nunca hizo nada que nos dejara indiferentes.

Con tantos seguidores como detractores, en los negocios siempre fue el impulsor, el motor del cambio. Cada cosa  que hacía revolucionaba los mercados y la tecnología. Jobs, con Apple primero y Pixar después, creaba. Los demás le seguían. Conseguió crear mercado donde otros habían fracasado antes.

Y los que nos hemos criado con sus devaneos, los que hemos ido siguiendo su historia a lo largo de los años, sabemos que todo eso ocurrió así porque Jobs fue un hombre carismático que vivió como quiso vivir: fiel siempre a sí mismo y a sus sueños..

Por eso, quizá, lo mejor es que hable él. A lo mejor escuchando somos capaces de comprender por qué vivió como lo hizo.

Que lleves buen viaje, Steve.

No hay comentarios: