29 septiembre 2011

Hoy me he levantado... recortado!!

Y es que es una pésima costumbre eso de ponerte un café y echar un vistazo a las noticias del día en la TV. Acaba uno con el estómago levantado, el hígado inflamado y el café agrio, junto con el humor. Bonita manera de comenzar la mañana.

Uno se ha encontrado esta mañana con tal cantidad de despropósitos en la televisión que he llegado a pensar que hoy era "San Recorte Bendito". Recortes en sanidad, recortes en educación, recortes por aquí, apretones por allá. Nada que vosotros no sepáis. Todo en pro del bien común, del estado del bienestar, de la ínclita Unión Europea, mientras se quedan en la calle muchas personas y se baja el sueldo a muchos trabajadores, como medida de ahorro para contener el gasto público. Yo no soy economista, pero si me dejo llevar por el sentido común, me chirrían las neuronas cuando pienso en algunas cosas.

Si recortamos los sueldos y echamos a la gente a la calle, el españolito de a pie, acojonado contra una esquina, tratará de gastar lo menos posible. Reducirá sus compras a productos básicos o de primera necesidad. Si no gastamos, entraremos en recesión, con lo que conseguiremos el efecto contrario al que se va buscando.

Y además parece, no quiere uno pensar mal, que los recortes sólo afectan a los ciudadanos de a pie, nunca al gobernante o dirigente de turno. No, sus señorías no se bajan el sueldo. En todo caso se lo congelan. Pero claro, eso, con el patrimonio de nuestros gobernantes, es pecata minuta. De momento, el número de políticos en nuestro país no se ha reducido. Será que son los justos y necesarios para que esto funcione, claro...

Hay quien me decía esta mañana que después del 20 N cambiará la cosa. Je. ¿No tendremos la falsa sensación de que con nuestro voto podemos cambiar las cosas? Porque, el 21 N, ¿cuántos de nuestros políticos se habrán ido??  Ninguno, salvo los que lo hayan hecho por propia voluntad. Seguirán estando los mismos, a lo mejor con otros asientos en el hemiciclo, pero los mismos de siempre. Ya se han preocupado ellos de que las cosas no cambien. Y si ya han demostrado su incapacidad manifiesta para sacarnos de esta crisis que ellos mismo han permitido, ¿que conseguimos después del 20 N? A lo mejor, decía, estoy equivocado y es que no sobra ni uno.

Va a ser eso...

En fin, que hoy me he levantado un poco más "recortado" que ayer, pero menos que mañana, y bastante preocupado. Debo cambiar la marca de café. Me está jodiendo el estómago.

Para terminar bien la mañana, un dato: la asamblea de la Junta de Extremadura ha decidido recortar también el gasto. Y para dar ejemplo ha tomado 5 medidas básicas, a saber, dos puntos

1.- Congelación de los sueldos de su señorías para el año 2012. Congelación, no reducción.
2.- Nada de agua embotellada para sus señorías. A partir de ahora, agüita del grifo, que está muy rica y sale más barata.
3- Se acabaron los viajes en clase Business. A partir de ahora, sus señorías tendrán que desplazarse, cuando vayan en representación de la Junta, en clase turista, como todo hijo de vecino.
4.- Se acabó, en dichos viajes, el comer a la carta. A partir de ahora, se tendrá que pedir el menú del día.
5.- (Ésta es la que más me gusta) Tope de gasto en teléfonos móviles oficiales. "Sólo" 250 euros al mes. Por encima de esa cantidad, se le descontará del sueldo al que se pase.

Imagino que habrá muchos políticos que han sufrido del estómago como yo esta mañana, porque, como la medida sirva de ejemplo y se extienda, va a haber muchos que se van a cagar en todos los extremeños, que seguro que nos podríamos haber quedado calladitos, coño, que estamos más guapos.

Bien por la Junta de Extremadura y por Monago Primero, el Austero. Pero hay un lectura que hay que ver entre líneas: ¿250 euros de teléfono al mes? ¿Menús a la carta? ¿Viajes en primera? Coches oficiales, dietas... ¿Pero qué coño están gastando nuestros políticos?. ¿Qué coño hacen con un dinero que no es suyo en el desempeño de sus funciones? ¿Es que acaso están hablando de apretarse el cinturón mientras ellos dilapidan el dinero que les pagamos los de a pie para que hagan su trabajo?
No, claro. Eso sería insultante y denigrante. Ellos, tirando un dinero que no es suyo a manos llenas por un lado, y luego recortando el nuestro por otro, con una mueca de resignación "porque es necesario, estamos en crisis y todos tenemos que apretarnos el cinturón".

No. Debo estar equivocado, seguro...

No me dejen un cinturón, señorías, que les aseguro que les voy a enseñar cómo se utiliza... sobre sus traseros, por hipócritas.

Lo dicho: hoy me he levantado un poco "apretado". Cosas del café. Mañana cambio de marca.

No hay comentarios: