24 junio 2011

Que no, Felipe. Que no te dejooo!!!!

Yo tuve una novia de tres o cuatro días de la que luego no pude deshacerme durante algunos meses. Me esperaba a la salida de la facultad, en el autobús, en los bares que frecuentaba. Llegaba incluso a esperarme escondida, la muy pérfida, en las oscuras esquinas de las calles aledañas a mi casa. Es una situación de difícil manejo y problemática solución (más o menos como lo que está pasando en Europa últimamente).

Pero todo tiene un límite, o no?


Cómo no romper con la novia

Bueno, en descargo de aquella neurótica fémina, debo confesar que luego fui yo quien cayó en los crueles brazos de la obsesión más infame que producen los celos. Y estuve detrás de otra hermosa doncella unas semanas, dándole la puñetera paliza para que regresara a mis brazos. Y es que, como decía mi abuela, "el asunto de la jodienda no tiene enmienda".

Es malo esto de que tu vida la guíen las hormonas. Deberíamos hacernos todos budistas.
Creo...
mmmmmm ... ¿A los seguidores del gran maestro Buda se les permite el sexo en grupo?

No hay comentarios: