07 diciembre 2007

Flatulencias de los canguros contra el cambio climático

Je, je, je...

Ésta sí que es buena. Los científicos han descubierto que los "pedos" o flatulencias de los canguros no contienen metano, uno de los gases que, junto con el CO2, provocan el temido efecto invernadero o calentamiento global del planeta, que diría Gore.

Parece ser que estos marsupiales poseen en su tracto intestinal una bacteria que impide la formación de dicho gas. Y claro, ni cortos ni perezosos, y sabiendo que sólo en Nueva Zelanda las flatulencias de las vacas y ovejas suponen un 14% del metano emitido a la atmósfera, no se les ha ocurrido otra cosa que intentar trasplantar dicha bacteria al aparato digestivo de los bovinos. Dicen, además, que según los estudios realizados (¿pero... qué estudios han realizado? Joder... qué peligro!!), gracias a dicha bacteria, estos animales podrían asimilar mejor las sustancias alimenticias, generando un enorme ahorro potencial (hablan de varios millones de dólares) para los ganaderos en la alimentación de sus reses y ovejas.

Y digo yo... habrá que tener cuidado, que la naturaleza es muy sabia. No vaya a ser que nos encontremos por esos campos de Dios a las vacas saltando o a las ovejas cargando con sus tiernos corderillos en bolsas...

No hay comentarios: