29 noviembre 2007

Gana un millón de dólares... o no.

Parece que las malas acciones le persiguen a uno de por vida. Al menos esto le está ocurriendo a Timothy Elliot. Con dos condenas a la espalda por robo, y un par de ingresos en instituciones psiquiátricas, un juez dictaminó que no podía realizar apuestas. El hombre compró un billete de lotería y le tocó un millón de dólares.

Ahora no se sabe qué decidirá el juez. ¿Le permitirá quedarse con el premio? ¿Irá a la cárcel por violar la condicional? La respuesta, el día 7 de Diciembre.

No hay comentarios: