03 septiembre 2007

Este mundo está loco

O más bien lleva todas las trazas de estarlo. Durante las vacaciones he tenido oportunidad de leer noticias que lo hacen pensar. Y para muestra un par de botones:

Un tribunal sueco ha obligado a una ciudadana a delimitar una zona de no fumadores dentro de su propio jardín. Parece ser que el humo de sus cigarrillos viajaba con el viento hasta el jardín continuo, donde molestaba al vecino. Éste se quejó a las autoridades y éstas, a su vez, se han limitado a aplicar la ley. En fin, no hay mucho más que contar, salvo tal vez que habría que tener claro la diferencia entre la responsabilidad y la intolerancia, y los responsables de aplicar la ley deberían tener claro también dónde se encuentra el límite entre dichas conductas.

La otra noticia me sacó de mis casillas, lo confieso. Los Estados Juntitos de América, más concretamente el Homeland Security, departamento del Gobierno federal norteamericano que tiene, entre otras, la responsabilidad de proteger a los ciudadanos del país de ataques terroristas, está desarrollando algo denominado Proyecto Intento Hostil. Gracias a este proyecto, se pone a disposición de las aduanas una serie de material que analizará en aeropuertos y zonas de entrada a los EEUU todas aquellas características que pudieran delatar a un terrorista en potencia, o a alguien que esté determinado a cometer un acto criminal. Mediante potentes ordenadores, cámaras y scanners, se tratará de detectar cambios en las pupilas, en el ritmo cardíaco, en la tensión arterial... Todos aquellos síntomas que hagan pensar que una persona no tiene la conciencia tranquila. Con ello esperan detectar a terroristas y gente que esté dispuesta a cometer algún crimen antes de que éste se produzca. Vamos, un intento de leer la mente.
Parece ser que ya hace tiempo que se viene utilizando esta técnica, sin el conocimiento de los sufridos viajeros. Hay agentes especializados en detectar "conductas sospechosas" en determinadas personas. Se acercan al individuo en cuestión y con hábil conversación, consiguen interrogarlo. Si la cosa no va bien, o existe la más mínima sospecha, a la persona le espera una larga estancia en una dependencia policial.

Lo dicho. Entiendo el miedo de los americanos a un nuevo ataque terrorista, pero... ¿Dónde están los límites?

Por si acaso, si viajáis a los EEUU, procurad no fijar vuestra vista en una atractiva señorita, no vaya a ser que os excitéis y deis con vuestros huesos en la cárcel. Y a ver cómo se lo explicáis al de la aduana.

2 comentarios:

Fefa dijo...

Realmente el mundo esta loco ..

que prohiban fumar hasta en tu patio lo encuentro rarisimo

jajaj..buen blog

Suerte!

Josh dijo...

No es tan raro. En EEUU hay hasta zonas residenciales donde está prohibido fumar. En fin...
Gracias por lo del blog. Por cierto, deberías seguir escribiendo. No lo dejes.