30 mayo 2007

¿Estamos de verdad en el 2007?


Tras la resaca electoral, las noticias giran en torno a vencedores, vencidos, pactos y alianzas. Sin embargo, como ya me vais conociendo, no son ésas las noticias que me llaman la atención. Son ésas otras que te hacen "levantar" la oreja y cuestionarte si de verdad nos encontramos en el año 2007 o a principios de la Edad Media.

La primera en la frente, como decía mi abuela: una mujer es condenada a ser violada porque su marido ha forzado sexualmente a una niña de 8 años. Y en lugar de castigar al hijo de puta del marido, la ley de la aldea ha dictaminado que el padre de la niña viole a la mujer del acusado. Increíble. Que me perdonen los de la aldea, porque respeto todas las creencias, pero hay costumbres que deberían olvidarse por caducas y obsoletas y, en este caso, por una evidente misoginia y un honor mal entendido.

La siguiente, en el riñón: pero qué coño están pensando en Holanda cuando quieren crear un Reality en donde una enferma terminal decidirá, gracias a las llamadas del público y a su propio contacto con los interesados, a quién de los 3 acompañantes de la casa dona un riñón a su muerte, para salvarle la vida. Los de la cadena justifican el programa como una forma de concienciar al pueblo holandés sobre la importancia de a donación de órganos. Eso y la de euros que se van a embolsar con el programa, claro. A ver si impera el sentido común y se premia dicho engendro como se merece, con las televisiones apagadas o viendo otro canal (aunque mucho me temo que tendrá audiencia, seguro).

La tercera, en China, y su falta de escrúpulos. La mundialmente famosa fábrica de falsificaciones ha ido un paso más allá y se ha dedicado esta vez a crear medicamentos que no han pasado ningún control, gracias a que alguien se ha estado llenando los bolsillos. Han muerto ya varias personas para que cuatro manos se enriquezcan. Sin comentarios. Mejor no digo nada que luego se me encrespa el hígado (Por cierto, ¿qué ha pasado con esta noticia?. Viene en la edición impresa del diario El País hoy, pero no aparece en ningún medio electrónico que yo haya visto).

Y precisamente para que mi hígado no sufra más, de los polacos y su homofobia y de la persecución a los Teletubbies o Epi y Blas, mejor no hablo. Esto ya es la leche.

Son todas éstas cosas que le hacen a uno plantearse si realmente vivimos en el 2007 o aún sequimos en la Edad Media.

Lo que sí está claro es que, vivamos en el siglo que sea, en el año que sea, no gobiernan los políticos, gobiernan los intereses económicos. Y todo lo demás son falacias, que diría mi abuelo (el marido de mi abuela, la de la frente).

No hay comentarios: